Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Acepto

Maria Dueñas

El hilo conductor de la trama de la novela es pura ficción, pero el trasfondo de la misma es fielmente histórico y algunos de los personajes que circulan por ella existieron en su día con las mismas glorias y miserias con las que se mueven entre las páginas.

Para la construcción del entramado histórico y la recreación de aquellos personajes reales que ya dejaron de existir, me he servido de múltiples fuentes documentales: memorias, biografías, trabajos históricos, artículos académicos... He consultado además la prensa de la época en la Biblioteca Nacional, me he sumergido en los fondos del Archivo General de la Administración, he obtenido documentos de los National Archives de Kew (Reino Unido), he viajado a Marruecos varias veces y he dado la lata impudorosamente a todo aquel que yo intuía capaz de aportarme algún retazo de información.

Transfondo de El tiempo entre costuras
Transfondo de El tiempo entre costuras

Para recomponer con fidelidad los escenarios de Tánger y Tetuán en esos días, he recurrido sobre todo de los testimonios de aquellos que vivieron ese entorno y ese tiempo en primera persona: algunos de los miembros de la Asociación La Medina y, sobre todo, mi propia familia materna, residente durante décadas en el Protectorado. Gracias a los recuerdos cargados de nostalgia de todos ellos, los personajes de la novela han podido recorrer las calles, los rincones y el pálpito de nuestro pasado colonial en el norte de África, un contexto casi desvanecido de la memoria colectiva y apenas evocado en la narrativa española contemporánea.

Transfondo de El tiempo entre costuras
Transfondo de El tiempo entre costuras